RSS

Libro Blanco de la Bicicleta y Libro Blanco sobre política europea de transportes

07 Jun

La propuesta de CicloJuristas de que la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, del Congreso de los Diputados, elabore un Libro Blanco de la Bicicleta se enmarca en el deseo de que se dé continuidad a  la política seguida por la Unión Europea en materia de movilidad sostenible, que en 2001 elaboró el Libro Blanco: La política europea de transportes de cara al 2010: la hora de la verdad. Sería muy deseable que la Comisión del Congreso de los Diputados abordase la tarea de un estudio integral y transversal de la bicicleta como medio de transporte sostenible, sobre todo en las zonas urbanas. Su estudio podría servir de acicate para que los poderes públicos se tomasen en serio el fomento y la protección de los desplazamientos en bicicleta, por sus altos beneficios  para la salud y la economía de los ciudadanos y de sus ciudades. 

Se añade a continuación un extracto, en lo que se refiere a la bicicleta, de ese Libro Blanco Europeo

Libro Blanco: La política europea de transportes de cara al 2010: la hora de la verdad

Extracto referido a la bicicleta:

Reforzar la seguridad vial

Así pues, el objetivo de la Unión en materia de seguridad vial debería ser una reducción de las víctimas en un 50% de aquí al año 2010. Garantizar la seguridad vial en las ciudades es, por ejemplo, un requisito previo para el desarrollo de la bicicleta como medio de transporte. (pág. 16)

Nuevas tecnologías al servicio de la seguridad vial

Para reforzar la protección de peatones y ciclistas, la fijación de normas de seguridad para la concepción de la parte delantera de los coches podría contribuir a salvar hasta 2.000 vidas cada año. Se está debatiendo un acuerdo voluntario con la industria para la aplicación de estas normas (pág. 79)

III. TRANSPORTES CON ROSTRO HUMANO A) La intermodalidad para las personas

… a veces, las transferencias modales son complicadas porque no están adaptadas las infraestructuras (faltan plazas de aparcamiento para coches o bicicletas, por ejemplo). (pág. 90).

Garantizar la continuidad de los desplazamientos.

La adaptación del transporte público para permitir el transporte de bicicletas también puede fomentar cierta forma de intermodalidad en trayectos de corta distancia. Cabe observar al respecto que la bicicleta sigue siendo un modo de transporte descuidado y, sin embargo, en Europa se efectúan unos 50 millones de trayectos diarios (es  decir, un 5% del total). Este porcentaje asciende incluso al 18% en Dinamarca y al 27% en los Países Bajos. (Pág. 92)

IV. RACIONALIZACIÓN DEL TRANSPORTE URBANO

Las poblaciones más frágiles, como los niños, las personas mayores y los enfermos (enfermedades respiratorias, cardiovasculares y de otro tipo), son las primeras víctimas y algunos estudios han calculado que el coste para la colectividad asciende

un 1,7% del PIB (Organización Mundial de la Salud. “Health Costs due to Road  Taffic related Air pollution. An impact assessment project for Austria, France and Switzerland”). Junio de 1999. Desde el punto de vista de la seguridad, uno de cada dos accidentes mortales se produce en un contexto urbano – siendo los primeros afectados los peatones, los ciclistas y los motociclistas. (Pág. 96)

Fomentar las buenas prácticas.

Por consiguiente, son necesarias adaptaciones específicas, que permitan hacer más atractivas las soluciones que constituyan una alternativa al coche, tanto desde el punto de vista de las infraestructuras (líneas de metro – tranvía – carriles para bicicletas (Seguras, en las que el ciclista no arriesgue la vida) – pasillos prioritarios para el transporte público) como del servicio prestado (calidad de las comunicaciones, información facilitada a los usuarios). (pág. 100)

Algunas autoridades locales estudian la posibilidad de asignar vías de circulación prioritaria a los medios de transporte colectivos (autobuses y taxis) y a los vehículos particulares que practiquen el uso compartido del coche, por ejemplo, así como la multiplicación de los pasillos reservados a las bicicletas e incluso a las motos. Se podría prever una iniciativa en las grandes ciudades y conurbaciones destinada a obtener la participación de los principales empresarios, de las empresas o de las administraciones en la organización de los desplazamientos de sus empleados, o incluso en la financiación del transporte público (Pág. 100).

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: