RSS

Robo, hurto, sustracción de bicicleta

24 Feb

A propósito de una intervención de CicloJuristas sobre este tema  en Darwinians Radiobike, aclaramos algunas dudas:

Hay que distinguir entre mera sustracción, hurto y robo de bicicleta. La diferencia es importante y tiene consecuencias tanto para el autor como para la víctima.

La mera sustracción se refiere a un apoderamiento de la bicicleta en contra de la voluntad de su dueño, pero sin ánimo de apropiársela. Por ejemplo, para usarla durante un día o dos y después abandonarla. Esto no es delito,  a diferencia de lo que sucede con la sustracción de un vehículo a motor o ciclomotor. En este último caso, sí está tipificada la conducta como un delito leve, siempre que directa o indirectamente se restituya el vehículo a motor en un plazo no superior a 48 horas. Pasado ese tiempo se entiende que es hurto o robo, según los casos. Este delito de mera sustracción de vehículo a motor está castigado con la pena de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días o multa de dos a doce meses.Si la sustracción se hizo forzando por medio físico o electrónico la cerradura, la pena se aplica en su mitad superior. Por tanto, una mera sustracción de la bicicleta, aunque para ello hayan roto el candado o serrado la cadena de sujeción, no es delito. Habrá que demostrar que se trata de un hurto o de un robo, con lo cual la carga de la prueba corresponde a la víctima pese a denunciar que le han sustraído la bicicleta.

El hurto consiste en el apoderamiento de una cosa mueble (la bicicleta) sin el consentimiento de su dueño y con ánimo de lucro, es decir con la voluntad de quedarse con ella para su patrimonio o para venderla o regalarla a otro. Este delito lleva aparejada distinta pena según la cuantía del bien hurtado. Si excede de 400 €, la pena es de prisión de 6 a 18 meses. Si no, la pena es de 1 a 3 meses. Estas penas se impondrán en su mitad superior (de 12 a 18 meses o de 1,5 a 3 meses, respectivamente) si para cometer el hurto se hubiese eliminado o inutilizado el dispositivo de seguridad instalado en la bicicleta. Por tanto, y esto tiene mucha relevancia de cara a los seguros que tengamos contratados, la sustracción de la bicicleta con ánimo de lucro y rompiendo el candado o cortando la cadena de amarre no es robo; sólo hurto. La pena por hurto se incrementa considerablemente (de 1 a 3 años de prisión) y al margen de la cuantía de lo robado (o sea, del valor de la bici) si concurren algunas circunstancias especificadas en el art. 235 CP. Por ejemplo, si el hurto se ha realizado aprovechando la producción de un accidente; si el delincuente ha sido condenado ya por tres delitos de la misma naturaleza; si se ha utilizado para el hurto a un menor de 16 años; si el hurto lo organiza una banda criminal.

El robo es como un hurto (apropiación de un bien mueble sin el consentimiento de su dueño y con ánimo de lucro). pero requiere, además,  que el apoderamiento del objeto se haya hecho “con fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, sea al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren”. Obsérvese que la fuerza no es sobre la cosa robada (la bicicleta), sino sobre las cosas que permiten acceder al objeto que se quiere robar (por ejemplo, forzar la puerta del garaje o del trastero dónde esta guardada la bicicleta). Por eso la rotura del candado o de la cadena de amarre de la bicicleta no implica robo; sólo hurto y siempre que haya ánimo de lucro y no medie violencia ni intimidación a las personas. El robo está castigado de 1 a 3 años de prisión si se ha realizado con fuerza en las cosas para acceder al bien robado. (De 2 a 5 años si media alguna de las circunstancias que se acaban de mencionar referidas en el art. 235 CP). Si es con violencia en las personas, la pena es de 2 a 5 años y si se produjo en vivienda habitual o con arma de fuego, de 3,5 a 5 años, sin perjuicio de la pena que pudiera corresponder por las lesiones o la muerte ocasionadas.

Atención a los seguros, porque la mayoría, ya sean del hogar, del automóvil o específicos de bienes muebles, sólo protegen del robo, no del hurto y, como se acaba de explicar, la mayoría de las sustracciones de bicicleta son jurídicamente hurtos, no robos.

En todo caso, es importante conservar la factura de la bicicleta o hacerle una foto con el móvil para documentar su valor, tanto a los efectos de calificar el hurto (>< de 400€), como de la indemnización a reclamar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: