RSS

La velocidad en bicicleta

31 May

Hay bastante confusión sobre la velocidad a la que pueden circular los ciclistas. Sobre la velocidad máxima existe una norma general que establece el reglamento General de Circulación. Los ciclos no pueden superar la velocidad de 45 km/h (art. 48). Sin embargo los ayuntamientos pueden reducirla en las vías de su competencia. El problema más común se presenta en los carriles bici; primero, porque lo indican con la famosa señal R-407 a, que obliga a ir por ellos a los ciclistas y, en segundo lugar, porque le ponen un concreto límite de velocidad, que no es igual en todos los ayuntamientos, y en general es bastante bajo, por lo que muchos ciclistas optan por ir por la calzada y son sancionados por no circular por el carril bici.

En cuanto a la velocidad mínima para los ciclistas, el caos normativo es total y la imprecisión es enorme, sobre todo porque la norma sólo piensa en los vehículos a motor. La regla general es que “No se deberá entorpecer la marcha normal de otro vehículo circulando sin causa justificada a velocidad anormalmente reducida” (art. 49.1 del Reglamento). Se añade que “A estos efectos, se prohíbe la circulación en autopistas y autovías de vehículos a motor a una velocidad inferior a 60 kilómetros por hora“. Como las bicicletas sólo pueden circular por el arcén de las autovías (nunca por las autopistas)  esto no les afecta. En cambio, sí lo dispuesto para las restantes vías sin arcén, ya que en ese mismo artículo se prohíbe circular “a una velocidad inferior a la mitad de la genérica señalada para cada categoría de vehículos de cada una de ellas en este capítulo, aunque no circulen otros vehículos”. La pregunta es ¿cuál es la velocidad genérica señalada para cada vía? Las vías no tienen señalada una velocidad genérica, sino una velocidad máxima. Si por velocidad genérica se entiende velocidad máxima, es difícil que un ciclista circule constantemente a la mitad de esa velocidad en vías interurbanas, pero también en vías urbanas señaladas con velocidad máxima de 50 o 40 km/h.

La velocidad mínima en los carriles bici también ofrece polémica pero por su ausencia, sobre todo cuando por el carril bici se autoriza a ir a otros vehículos como sillas de ruedas, patinetes, etc. El carril bici no cumple su función si, por un lado, el ayuntamiento prohíbe a los ciclistas circular por él  a una velocidad de desplazamiento o transporte y no de mero ocio, y a la vez no sólo les obliga a ir por él, sino también a compartirlo con otros vehículos mucho más lentos y dando prioridad al peatón si los cruza. A todo ello se une que si el límite de velocidad del carril bici es, por ejemplo, de 15 km/h, el ciclista puede ser sancionado sin garantía alguna por un supuesto exceso de velocidad. Primero, porque no tiene por qué tener velocímetro para saber a qué velocidad va y, segundo, porque no hay un control por radar en los carriles bici, y la sanción se la impondrán según la estimación subjetiva del guardia de turno. Teóricamente estas sanciones hechas por la mera apreciación subjetiva del policía podrían recurrirse con éxito.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
CicloNormativa

Normativa ciclista. Legislación y bicicleta

A %d blogueros les gusta esto: